octubre 14, 2009

Desdigo el mundo palabra a palabra

Y en mi desdecir, en todo lo que omito

Hay un amanecer

Desdigo mi tiempo, desdigo el futuro y desdigo a las horas

Me enciendo, ciego, entre la curvatura de las formas

Cierro los puños y desdigo al miedo

Me pierdo en los espacios nacientes

En el blanco que separa a las palabras

En el viento, poblado de silencio

En los caminos que nacen cuándo soy al ser de nuevo

Desdigo el dolor y mi grito se hace rio

Desdigo el pasado y mi cuerpo se renueva

Desdigo a las nubes y llego a los navíos

(Y atravesados en mi carne estan ustedes

faros de mis días, árboles y dedos

calor y libertad).

Y canto sin saber cantar

Y amo con una venda en los ojos

Y soy el oleaje, el puerto de córcega, el vientre de los sables

Y te invoco aunque no sé quien eres

Y te respiro así no vuelva a verte

Y mi encierro, mis pasos, el peso de lo andado

El ojo de mi sombra, la furia y la cabeza

Y las llamas y las grietas y las láminas y todas las piezas

brillan y brillan sin cesar

Mi jaula se desdice

Mi jaula se hace flor

2 comentarios to “”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: