Serial Project 7 (Sol Lewitt)

mayo 19, 2007

Serial project No. 1 (Sol Lewitt)

Serial Project 7 (Sol Lewitt)

(Lúnes)

…Beck and Lidell and Björk and so many beats, in many colors, like little freshly painted card-boards rearranged in apparently (just apparently) random shapes, featuring “every relevant combination” in this beautiful Sol Lewitt’s fashion…

No he dejado de tener sueños extraños desde ayer. (Por la mañana estuve en clase de historia, entregué el trabajo y regresé muy campante tras un breve paseo por alcalá (sin deprimirme por tener que venirme solo a la casa sin haber visto a ningún amigo por la mañana) a estudiar. Cual no sería mi rabia cuando al poco tiempo de estar acá se fué la luz. No media, una o dos horas. Desde la una de la tarde hasta pasadas las 6. Durante este lapso estuve leyendo varias cosas, me enamoré un poco más de Sol Lewitt y, naturalmente, dormí mientras la casa lentamente se iba haciendo penumbra.) Soñé que estaba ensayando con Andrés Correa -con el cuerpo de Camilo Ordoñez- y con la figura completamente difusa de alguien más. Intentabamos cantar orillas diferentes pero yo tenía que hacer un esfuerzo sobrehumano para cantarla, no entendía nada ni afinaba nada y además parecía estar como drogado porque no veía ni tenía dirección ni sentido de orientación (Estaba tocando con la miniguitarrita que el bajista con el que solo tuvimos un ensayo, Jorge Villamarín se llama, tenía en la casa. -Pienso todo el tiempo en esa guitarrita-). Finalmente me tenía que tumbar en el suelo e intentar agarrarme de algo para sentir la realidad. Después, una vez más, iba caminando por la séptima alfrente del chicó y descubría que mi amigo Juan Pablo Bermudez andaba con una nueva novia que era bastante friki. Mientras caminabamos, unas escaleras realmente empinadas se empezaban a hacer más y más estrechas hasta que una vez más, sintiendome drogado, resbalaba por ellas. Luego otravez esa maldita sensación de intentar despertarse pero no poder, y seguir en ese maldito limbo, inmóvil, completamente desesperado. Es de las sensaciones mas horrorosas que haya sentido, y me ocurre con demasiada frecuencia.

“En la primavera de 1968 (Lawrence) Weiner instaló en la periferia del recinto universitario del Windham College, en Vermont, un trabajo escultórico (…). La obra titulada SERIES OF STAKES IN THE GROUND AT REGULAR INTERVALS TO FORM A RECTANGLE – TWINE STRUNG FROM STAKE TO STAKE TO DEMARK A GRID – A RECTANGLE REMOVED FROM THIS RECTANGLE, ocupaba la mayor parte de una superficie de césped y sufrió graves desperfectos a manos de algunos estudiantes al poco tiempo de inaugurarse la exposición. Afectado en un primer momento por este hecho, Weiner no tardó en comprobar que, aunque dañada en la materia, su obra seguía estando en lo fundamental intacta en razón de su concreción lingüistica, pues podía repetirse en cualquier momento en circunstancia distintas de acuerdo con las indicaciones oralmente formuladas.” (Tomado de Arte Conceptual, Daniel Marzona). (Leí esto durante el apagón, antes de dormir. Luego regresó la luz, me senté a trabajar en composición y la luz se volvió a ir. Tras un ataque de nervios en el que grité y perdí vergonzosamente el control, me llené de tristeza al perder todo un día invaluable de trabajo entre la maldita oscuridad. (Es impresionante todo lo que uno depende de la electricidad, realmente es impresionante). Al recordar la cita de arriba, sin embargo, me tranquilicé muchísimo. La obra que estoy haciendo no es en lo absoluto diferente del croché. Mientras se sepa con claridad cual es el patrón, nada va a variar. Prefiero depender de sistemas estrictos que de la “inspiración del artista” y el pésimo sistema de energía de la colina campestre me dió un poco la razón. Me gusta pensar que se puede componer en la cabeza, sin siquiera imaginar los sonidos. Me gusta pensar que la belleza del pensamiento y de las reflexiónes es igual de conmovedora y profunda que la belleza de los sentimientos. Me gusta también pensar, como pensaba un día llegando a la casa de Jules, que se debe poder hacer música en la que las ideas artículen como los silencios, las notas y las palabras, en exactamente el mismo plano. Me gustan los sistemas y los moldes: En clase de síntesis, el jueves, explicaron los sistemas derivados del teorema de Fourier y de ahí los procesos de resíntesis y las aplicaciones de estos. Básicamente se hacen muestreos de sonidos (através de ventanas de que se diferencian y se superponen por milisegundos) para generar espectros, imágenes. Éstas imágenes se utilizan como moldes y en combinación con otras o a partir de variaciones de estas mismas permiten crear nuevos sonidos. Se trata pués de la resíntesis de sonido e imágen indivisiblemente unidos en retículas generadoras. absolutamente excitante -Debo buscar la canción de Aphex Twin que utiliza este proceso utilizando como imágen la cara del tipo-).

(Martes, Miercoles, Jueves, Viernes… masa informe de días)

“Se podrían multiplicar indefinidamente esos ejemplos; cada flor tiene su idea, su sistema, su experiencia adquirida, de la que se aprovecha. Examinando de cerca sus pequeñas invenciones, sus procedimientos diversos, se recuerdan estas interesantísimas exposiciones de máquinas en que el genio mecánico del hombre revela todos los recursos. Pero nuestro genio mecánico data de ayer, mientras que la mecánica florar funciona desde hace millares de años. Cuando la flor hizo su aparición en la tierra, no había en torno de ella ningún modelo que poder imitar; tuvo que inventarlo todo. En la época de la clava, del ardo, de la maza de armas, en los días relativamente recientes en que imaginamos el torno de hilar, la polea, el cabrestante, el ariete; en el tiempo -como quien dice el año pasado- en que nuestras obras maestras eran la catapulta, el reloj y el telar, la salvia había construido los espigones giratorios y los contrapesos de su báscula de presición y la pedicularia sus ampollas obturadas como para una experiencia científica, los disparos sucesivos de sus resortes y la combinación de sus planos inclinados. ¿Quien sospechaba, hace menos de cien años, las propiedades de la hélice que el arce y el tilo utilizaban desde el nacimiento de los árboles? ¿Cuándo llegaremos a construir un paracaídas o un aviador tan rápido, tan ligero, tan sutíl y tan seguro como el del amargón? ¿Cuando encontraremos el secreto de cortar en un tejido tan frágil como la seda de los pétalos un resorte tan poderoso como el que lanza al especio el dorado polen del esparto? ¿Y la momórdiga o pistola de damas (…)? ¿Quien nos dirá el misterio de su fuerza milagrosa?

(Maurice Maeterlinck, La inteligencia de las flores, leído en un bus B1 de transmilenio el viernes a las 12 del día, tras un aguacero impresionante que cayó encima mío sin ninguna piedad y que me tenía tiritando. (Las gotas de lluvia y las lagrimas confluyendo tras la lectura).)

Las ideas fueron puestas en las flóres como el blanco y el negro en ti. Como el vapor de la mañana frente a un puerto vacío. Como signos de puntuación que expresan toda una orilla suspensiva, un horizonte de lluvia, un dolor que no conoce final. Dragónes, flores, y todo tu silencio. Acercate a mi, deja las ventanas abiertas, acógeme en tu madrugada y deja que todas las escencias cuiden tu cuerpo, dibujen una espiral entre tus hombros, te llenen de galaxias y conjuguen en el silencio la más bella de las oraciónes. La belleza es en ti.

I can’t help falling in love with you. (El miercoles me dormí llorando. Recibí secretos. Por la madrugada me dibujé protegiendola, mientras dormía).

(El maestro, Juan Gabriel Osuna, me preguntó por mi trabajo. Me propuso incluir unas variaciones al estilo de unos collages de Warhol que aún no encuentro. Se acerca la semana más compleja academicamente)

(Sábado en la mañana)

Con una leve resaca, que afortunadamente ya amainó casi por completo, me encuentro en pijama escuchando beck y earth intruders en loop. No puedo dejar de moverme frenéticamente, de imitar el “move through the room like ambulance drivers” y no puedo dejar de sentir que estoy a punto de explotar en una enorme bola de furia y lava. “Hay en mí tanto veneno que puedo estallar“, dice una canción que escribí hace como 3 años y que me gusta mucho. Anoche estuve en Magnolia y me encantó la decoración del lugar y el cuarto con la cama. Los asientos, cuadrados y blancos, me dieron sosiego. Al lado del bafle, conos de lluvia al decir de Spinetta, recordé “Parlante”, que es una canción mágica del flaco. La música no es ni remotamente similar en calidad a la de escobar, pero se puede agitar la cabeza. Era el cumple de camilo ordoñez y estuvimos una vez más con jules, él, lucía y una amiga de ellos que no recuerdo como se llama. Hablamos por horas de horas con lucía sobre cuadrados, manos, beats, geometrías y todas aquellas cosas que son tan importantes tanto para mi como para ella, todas esas mitologías personales que muy pocas veces en la vida pueden ser transferibles, expresadas, y que aún así son el aire para respirar y retratan como absolutamente nada lo que uno es. Nuestras mitologías se rozan, se reflejan, son adversas y a la vez hermanas. Son absolutamente abstractas pero creo que no hay nadie en el mundo con quien las pueda compartir de una forma tan clara como con ella. Son conversaciónes apasionantes.

Me muevo en la gran bruma de fondo de la que escribía Paul Eluard en uno de los más hermosos poemas de amor que he leído jamás. La exhuberancia de la ciudad no llena el abismo. Ni la fiesta. La belleza de los libros, la voluptuosidad del pensamiento, la verdad eterna de un solo sonido tampoco, aunquen se convierten estos últimos en paliativos, en maneras de llenar de belleza pura mi vida. Esta mañana toqué el E de la guitarra al aire y lo dejé sonando. Se me erizó la piel. Escuché un fragmento de Morton Feldman que me pasó Juan Pablo, la introducción de Wanderlust del nuevo disco de Björk, y ahora el sonido del viento. Todo es lo mismo. Contracciónes, respiraciones, nubes sonoras que se desplazan a su propia velocidad. El sonido es un gran organismo con vida propia, al que hay que intervenir lo menos posible, a veces. La labor del compositor es tomar un puñado de arena en las manos y lanzarlo al viento, en todos los casos regando la arena sobre la misma arena.

No puedo parar de escuchar a Beck. Sus canciones son obras de Robert Rauschenberg hechas sonido. Parecen a punto de estallar, suenan como si las coordenadas del sonido en que se desarrollan se quedaran cortas, forzanso a una sinestésis, a una eventual erupción de colores y dibujos en todas direcciónes. Coming to you 1000 beats per minute. Las canciones repiten estribillos ridiculos, se burlan de si mismas y de absolutamente todo a cada instante. Su concepto es anarquista, ecléctico, agresivo y profundamente artístico. Sus letras son la voz del pensamiento, son asociaciones libres, son a veces absolutamente azarosas y atacan directo a una conciencia y a un imaginario con el que me siento completamente identificado. Su música anti-melódica expresa velocidad y una militancia maravillosa, ejemplar, de la incoherencia. Su obra no construye sentido, no es un medio para decir o expresar sentimientos triviales. Su obra en si misma es un manifiesto de diversidad, es un receptáculo de influencias vibrantes, burbujeantes, absolutamente seductoras. Su forma de vestir es brutal. Envidio su voz y su forma de recitar y daría lo que fuera por ¿cantar? de esa manera. Podría durar tres horas diciendo cosas.

(Gramercy Park Hotel es una canción geométrica y maravillosa).

3 comentarios to “Serial Project 7 (Sol Lewitt)”

  1. juanpa said

    abell abell andrómedabell andrómedabell andrómedabellandrómeda-iotandrómedabellandrómeda-iotandrómedabell…

  2. pin2 said

    amigo, tú si sabes cómo son las cosas. tu si entiendes el sentido del silencio. tú sí estás adentro. sigue.

  3. aranta said

    y nos quedan horas y horas de conversaciones disolutas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: