Hay algo de trágico en una gota de agua.

mayo 2, 2007

Un momento relevante, feliz, fue tocar Orillas Diferentes con Juan Pablo hoy. Desde siempre, casi desde el primer momento en que nos reunimos a tocar juntos en la pascua del año 2004, si no estoy mal, he sentido una conexión musical con él ampliamente superior a cualquiera que haya sentido con cualquier otra persona alguna vez. Supongo que no se trata únicamente de habilidades o gustos musicales que se complementan (aunque si lo es en parte, haciendo la salvedad de que Juan Pablo tiene muchísimo más oído que yo y es mejor en su instrumento): Se trata también de una cierta “química” producto de una manera similar de trabajar, de desarrollar las cosas, de aportarnos mutuamente ideas que crecen velozmente, sin obstáculos, hacia productos musicales que en mayor o menor medida nos satisfacen a ambos. Juan Pablo es, además, infinitamente paciente conmigo, no se molesta cuando desafino o cuando olvido acordes, se ríe de mis idioteces, y parece sentir aprecio por mi música y mi ser musical, lo cual es mucho más de lo que merezco y me hace profundamente feliz.

La introducción de Orillas Diferentes que planeamos, ambientada por la secuencia que hicimos de entrañas y latidos de corazones (aludiendo de forma simplista pero bonita a la “visceralidad” de la canción) es una especie de “contrapunto” de dos motivos musicales interdependientes que se repiten generando un acorde un tanto ambiguo. Cuando lo tocamos se me eriza la piel, en parte porque me proyecta inmediatamente una imagen sonora a lo “early” Soda Stereo que tanto me enloquece por estos días, y en parte porque es la antesala a una canción que se, desde el inicio, va a fluir con toda naturalidad y nos va a permitir a ambos decir algo, crear un sonido con el que estamos de acuerdo y que nos gusta cada vez más. (Recuerdo aquí la cita de Cortázar en la cual dice que un buen cuento, como en el boxeo, debe ganar por Knock Out. Creo que es una forma adecuada de describir lo que siendo cuando concluye la canción que de la que hablo). Disfruto cantar con Juan Pablo, cuando nuestras voces se entremezclan, cuando alguno de los dos cierra los ojos y el otro asiente y se conecta al ver que hay algo siendo dicho, que hay algo que nos afecta, que hay algo común por lo cual vale la pena hacer música. Con Juan Pablo aún siento que hago música por el simple gusto de hacerla, como en el colegio. De paso, escuchamos cosas, nos reímos, hablamos de todo tipo de asuntos. Siento muchísima seguridad tocando con él, quizás porque somos realmente amigos. (*)

_____________________

(Bach fue un hub, un receptor de los vibrantes estilos nacionales regados por toda europa, me atrevería a decir que cumplió el mismo rol de Dufay o Lassus algunos siglos atrás. Fue sedentario y absolutamente cosmopolita a la vez. Fue intelectual pero profundamente diáfano en el sentido de su fidelidad a la estética protestante. (Paréntesis: Si una obra debe “valerse por si misma sin necesidad de ningún referente”, está mal que Bach haya considerado nombrar algunos de sus contrapunti del Arte de la fuga con el procedimiento de desarrollo temático empleado, a manera de guía o señal para el oyente? Es posible “entender” alguna de sus obras mas intelectuales sin alguna “ayuda” para la audición que haga patente los procesos de desarrollo empleados? Está la obra incompleta o fundamentalmente mal planteada a causa de esto? Yo opino que no, y aquella suposición de que las cosas deben“valerse por si mismas sin guías o referentes” me resulta restrictiva e inadecuada en la mayoría de los casos).)

* El set de hoy consistió, primero, de “La ciudad”, nombre tentativo que Juan Pablo da a una muy bonita canción que escribió él y arreglamos esta tarde entre ámbos con una secuencia que diseñamos a base de ruidos de rasgueos de la guitarra sin armonía, con efectos de delay, distorsión, e intervenciónes de otros objetos (es impresionante lo contundente y lo interesante que es diseñar buenos beats y buenas secuencias. Eso expresa una verdad sobre la música y el ritmo frente a la cual muchísima gente está despertando). Tocamos también del viento y el sol, una canción que le escribí a Juliana y en la que explotamos al final en una sección de Noise puro al estilo de lo poco que he oído de Sonic Youth. (*)

(Mi papá llegó eufórico, con algunos tragos y su camiseta del Polo democrático puesta. Dijo que en la marcha de hoy había casi 200.000 personas, que caminó de 9am a 2 de la tarde desde el planetario hasta la plaza de Bolívar, y que en todos sus años de activismo jamás había estado en una marcha tan populosa. Mi papá habla con idealismo, desde el corazón. Sueña aún con una sociedad justa y sensible ante la miseria de los otros. Me pidió que leyera un cuento de Tomás Carrasquilla que leeré mañana temprano y me abrazó muy fuerte. Estaba emocionado de ver como la gente responde y se manifiesta contra un gobierno elitista fundado en slogans imbéciles de amor a la patria, encabezado por un individuo beligerante, demagógo, irresponsable con sus palabras y repugnantemente mal rodeado. Al parecer se encontró con muchos de sus amigos de vieja data, quienes lo pusieron a beber. Estaba contento de haberlos visto (“debiste haberme acompañado para que veas como quieren a tu papá”, me decía). Al llegar a la casa le regaló unas flores recién arrancadas a mi mamá, quien se emocionó y lo besó. Toda una escena para aguar los ojos.)

Leí un fragmento de la inteligencia de las flores, que me prestó Lucía, y me conmovió mucho. He pensado bastante en el tipo de persona en la que me estoy convirtiendo, bastante mas prevenida frente a las actitudes de los demás, más a la defensiva, definitivamente más “rayada”. No me gusta ser así, pero cada vez que lo escondo o intento ocultarlo termina explotando o degradando la relación que tengo con algunos de mis amigos. Detesto que esto ocurra, detesto los conflictos, siento que me envilecen muchísimo, pero no soy inmune a ellos.

(Ayer estuve en clase de historia por la mañana. Hablaron de Bach toda la clase y finalmente comprendí bien de que se trata el Arte de la fuga. Escuchamos un par fugas para cuerdas con procedimientos de aumentación, disminución e inversión muy brutales. La profesora, que no es realmente atractiva, tenía una camiseta blanca que la hacía ver sexy (con el pelo suelto y vista desde ciertos ángulos debe ser realmente bonita). Tras esto fuimos a ensayar a la casa de Yoshi. Estuvimos Ruidomadre, Felipe -el hermano de Lucía- y Jules, metidos en el estudio conmigo frente al pc editando algunas secuencias de la banda, y luego por la noche nos tomamos unas cervezas en la sala, escuchamos música y al menos yo la pasé bastante bien, salvo por un par de impresiones tontas a las que no quiero hacerles caso.)

____________________________

* Luego tocamos Orillas Diferentes, que también le escribí a Juliana aunque es decididamente menos romántica que la otra, y finalmente La belleza y el dolor, de Juan Pablo, cuya frase inicial me estremece todo el tiempo (“Y hay algo de trágico en una gota de agua”). Al final del ensayo vimos un par de videos divertidos en Youtube (unos tipos con gorro de conejo y cara de retrasados mentales bailando), le mostré la canción de Juan Gabriel que llevo cantando todo el día (como siempre comprendió porque diablos me puede llegar a gustar algo así), escuchamos un par de cosas de Cafe Tacvba increíbles y también Daniel Cowman y Pavlov’s Daugther de Regina Spektor (frente a las cuales, al menos yo, volví a quedar sin palabras). También hubo algo de Muse y Cantata de puentes amarillos de Spinetta, que cerró la sesión (Se me olvidaba, escuchamos también a John Tavener, de quien tengo un cd en mi maleta en este momento lleno de música extrañísima y maravillosa -y un bolero muy bonito cuyo nombre no recuerdo-).

Hoy mi mamá sugirió la posibilidad de que mi papá y juanita se regresaran al apartamento del centro y mi hermano y yo nos fueramos a vivir juntos a otro sitio. Duré todo el día pensando escenarios posibles para esto. Me daría miedo dejar de vivir con mis papás.

2 comentarios to “Hay algo de trágico en una gota de agua.”

  1. pin2 said

    lo encontre. y me sorprende gratamente. mas agradables las entradas meditativas y los comentarios esteticos, muy extranhados de su mano. entradas largas que, por lo menos en mi, reflejarian la goma de la primera semana. ojala no disminuyan hasta desaparecer tras los chistes del otro blog. chevere saber que pasa con usted el resto de la semana, y chevere saber que vamos en las mismas direcciones esteticas, a pesar de todo. seseguiraleyendomientrasigaescribiendo. y cuando quiera, lo invito a tomar cerveza a mi casa.

  2. juanpa said

    mai broda.

    preciosa la escena con su papá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: