Cans and Brahms

mayo 29, 2007

Con el cuello de la chaqueta hacia arriba, con el pelo cubriendome la cabeza y parte de la cara, caminando con la espalda encorbada, con una mala afeitada, con “pestañas encrespadas” al decir de Kaleth, con las mismas manos grandes y largas que me fueron transplantadas de otra persona, con los zapatos rotos, con las botas de los jeans punkeros destruidas y plegadas, con las palabras que se suicidan antes de salir de la garganta, con el silencio como maravillosa zona de comfort, con kilos y kilos de papeles por leer entre la maleta, con el dolor punzante de un golpe en la costilla, con el vacío de conocimiento de algunas melodías de Brahms, con ganas y con pánico por las ideas, con millónes de dudas áridas y deformes cercenando mi conciencia, con la misma sonrisa rota, con la misma asimetría facial, con los mismos gestos, con dolor de espalda, con la vista nublada, con todos los sentidos en decadencia, con el peso de mi mismo, todos los días con el peso de mi mismo, por siempre un extranjero, por siempre un extraño en el mundo.

Anoche dormí dónde villegas y estudiamos Literatura. El sábado grabé con Julián una canción horrible todo el día (y me salvo la vida con su cantada y sus conocimientos de protools y del estudio midi). Debo leer muchísimo y hacer muchos trabajos. Ésta aceleración de la cabeza y esta explosión de trabajo es saludable. Me encantan las mujeres, me fascinan. Me siento, por momentos, embriagado de vida. Necesito canalizar todo en lo creativo, comprar ropa nueva, y seguir, sin importar que pase, en esta suerte de proceso de envilecimiento al rededor de mi mismo.

Juliana despierta un ser en mi que no puede controlar la ternura y el amor. Juliana es un ser bellísimo y lo quiero a mi alrededor, no importa de que manera, por todo el tiempo que me sea posible. Nuestro tiempo juntos es sincero, humilde, y feliz.

Anuncios

 

Coincidencias. Tengo clara la mente antes de sentarme a escribir, está todo dispuesto para darme a la tarea, tomo un respiro necesario, un impulso, y en el momento en que presiono la primera tecla equivocadamente se abre la ventana de winamp, empieza a sonar una canción que no quiero oír y un milisegundo después suena el teléfono. La vida diaria le puede a lo solemne todo el tiempo, supongo.

“Ahora bien: la mayoría de los escritores cinematográficos provienen de una élite cultural: son entonces personas que tienen la obligación, diría social, de considerar al patrón un idiota, un semianalfabeto, un hombre despreciable. Pero al mismo tiempo, deben hacer que su obra le guste. Y en el momento en que el guionista identifica al productor con un destinatario “idiota, semianalfabeto y despreciable”, tiene un solo modo de convencerlo: la degradación de su propia obra. Entonces, la inocente “captatio benevolantiae” que todo autor, en distintas medidas, utiliza para obtener la colaboración del lector, termina convirtiéndose en una operación inmoral, que envuelve al autor en la degradación por él planificada con bajeza.”

(Pier Paolo Pasolini en Gabriel García Márquez: Un escritor indigno.)

Y sin embargo, la llamada me dejó frito. J.G Osuna, mi profesor de composición, me llama a la casa (¡!) a cancelar la cita de las 10, lo cual es, digamos, normal. No obstante, pasados los asuntos de rigor, me habla sobre el mail que mandó Manuel el amigo de Daniel V y que reenvié, titulado: Gabriel García Marquez, un escritor indigno. Lo que está escrito a continuación empezó como entrada de este blog pero luego me picó la idea de mandárselo a todo el mundo a manera de justificación. Inicialmente mi lectura del mail fue poco crítica. Sin embargo lo que hablé con J.G. me hizo reflexionar un poco más al respecto.

Este texto plantea, sobre todo, una idea para mi interesante: el escritor/guionista se vale de estructuras lingüísticas “provisionales” (en el sentido de que no pretenden hallar concreción como estructuras literarias en si mismas sino como estructuras cinematográficas –esta distinción es discutible, sin embargo-) para captar la atención del lector. De esta manera quien escribe entabla una relación con quien lee equivalente a la que entabla el guionista con el productor “idiota, semianalfabeto y despreciable”: esto es, violentar la autonomía y la profundidad del texto en pos de una narración que no lidia con lo literario sino que configura historias, diálogos y personajes en busca de una compresión unidimensional de estas. “Tal esfuerzo por simplificar, por reducir, por desdramatizar, por hacerlo todo comunicable y sin problemas reales, termina volviéndose una atroz forma de adulación del patrón: así, y para decirlo con sus propias palabras, el guionista, aún despreciando al patrón, y hasta por el hecho de verse obligado por él a un comportamiento miserable, se hace “rufián” a la par suya.”. De acuerdo a Pasolini en la mayoría de los textos que juegan con estas estructuras provisionales el escritor asume en el lector una persona intelectualmente inferior a quien no considera al nivel de una obra de arte profunda. Esa es la clave, de acuerdo al texto, del uso de estas estructuras: lo simple que es para el lector/productor una visualización clara de lo narrado, una visualización perfectamente aproblemática que no llama a la reflexión, que muere en el punto mismo de la lectura con el pasar de las hojas, que se vuelve un thriller en la mente y que definitivamente no pretende trascender esta condición.

Mi cuestionamiento al texto, sin embargo, apunta a preguntar qué tan legítimo es ese reclamo por la “autonomía” de la obra. En rigor, no concibo como condición de un buen trabajo artístico esa autonomía que reclama Pasolini. El texto reivindica una obra de arte profunda, que cuestione activamente, que dibuje una narración no simplificada, dramática y compleja. Esto, aunque deseable, (me duele decirlo!!) no es una condición, y muy por el contrario ese tipo de razonamiento amenaza con decantar en el dogmatismo, en el blanco y en el negro, en una distinción y una respuesta demasiado obvia a las que se podrían considerar como motivaciones de este tipo de literatura. El uso de las “estructuras provisionales” no debe ser visto tan simplistamente como una treta para adueñarse de un público que se presupone estúpido. Desde ésta lectura de la obra, desde ésta crítica a su estado lingüísticamente “embrionario” y “servil”, se niega también el posible valor literario de toda una corriente adscrita a lo cinematográfico como forma de narración, a la manera de Faulkner y Hemigway. Una aproximación a la escritura que pretende generar otro tipo de afectos y que, aunque no necesariamente se cuestiona a si misma en cuanto a lo formal, pretende resaltar la historia misma como columna vertebral, como inicio y como final del texto. El texto de Pasolini presupone que García Márquez en determinado momento eligió envilecer la obra o desde el inicio escribió una obra malintencionadamente simple. ¿No hay espacio para el afán de comunicabilidad en las intenciones honradas de un escritor? Esta es una pregunta muy difícil, yo tendería a pensar que si se puede, que una obra no es necesariamente burda o miserable ni el escritor un ser ruín o manipulador al pretender escribir una obra para el gran público. Existen miles de análisis lingüísticos y teóricos de Cien años de soledad que podrían rebatir la tesis que simplifica su uso idiomático al de una narración plana cuyos méritos se hayan únicamente en su forma de “enganchar” a quien lee. En lo particular, este tipo de análisis y este tipo de literatura no me resultan interesantes y considero que hoy en día lo escritores deberían estar a millas de distancia de esta idea, pero eso es tan solo mi opinión. Cien años de soledad no fue escrita hoy, sin embargo, y no puedo dar fe de que tan pertinente haya sido cuando fue escrita, aunque de seguro transitaba por círculos enormemente distintos a los de la obra de Pasolini.

A diferencia de lo que leí como epígrafe del mail, el texto parece no ser tan actual. Parece haber sido escrito exactamente en 1972, contaminado aún de una cesura filosófica, una distinción irremediable entre arte de consumo y arte de élite que con las décadas posteriores ha ido resquebrajándose y cayendo en desuso. ¿No es la experiencia de un nuevo mercado del arte en el que recirculan los objetos artísticos a la velocidad de las redes una muestra de que el arte puede servir a diversos propósitos, a diversos públicos y a diversos targets sin verse fundamentalmente envilecida por ello? Una buena obra de arte puede estar al servicio de lo comunicable y lo evidente, puede estar al servicio mismo de la industria, y no por ello estar fundamentalmente mal planteada.

En Colombia la figura de García Márquez se ha venido paulatinamente convirtiendo en el sinónimo del chauvinismo, del orgullo nacional, y de una serie de valores que me resultan por completo repugnantes. El texto de Pasolini me parece completamente pertinente, interesante, y pienso que es un excelente baldado de agua fría para muchas personas. Abre un debate relevante, y es por ello que decidí re enviarlo.

Ahora mismo tengo sueño. Inicialmente, antes de la llamada y todo lo que desencadenó, quería simplemente escribir que es muy difícil llevar un diario de alguna forma público sin incurrir en una enorme contradicción. Gloris me hacía ver como la sinceridad de todo lo puesto, la selección de lo que constituye lo “personal” y lo “íntimo” no es más que el reflejo de algo que desde el inicio se plantea como público, expuesto. Actúo pues como mi propio editor, publico mi vida y en ningún lugar queda consignado lo profundo, lo intransferible, lo secreto. Por otro lado todas las opiniones me prefiguran y hacen que simplemente no pueda escribir como quiero, que deba intervenir mi forma de pensar y de sentir, que deba amoldar mi forma de expresar a lo que me gustaría que alguien más vea en mi. Y esa ha sido siempre mi gran ruina como le decía Juan Pablo. Cuando haré las cosas por mi mismo, cuando atenderé a mis propios deseos e intuiciones, cuando le creeré a mi voluntad, cuando seré ese espíritu libre del que hablaba Henry Miller en la introducción al texto del deber de la desobediencia civil de Thoreau (señal que cabalgamos cada dos posts? Fuck!)? A veces siento que no es mi voz la que habla sino la voz de lo que ellos pretenden escuchar, la voz del que yo quiero ser y no del que soy, la voz de mi reflejo y no la de ésta persona que no puede defender lo que piensa. Todo lo que soy se desvanece, se va, se amolda a impresiones, se corrompe, está ligado a las personas que admiro pero jamás a mi mismo. Cada ruptura me hace replantear todo, me hace deshacerme de todo, una vez más soy un cerebro a la deriva de una nueva buena idea, de una bella cosmovisión de la que soy partícipe mas no creador. Cuando seré yo quien piense? Quien decida? Quien configure? Quien amarre? Cuando?

Anoche hablé mucho con Alejandra y quedé con una sensación horrible: Al leer esto dentro de unos años me reprocharé mi propia ligereza con las ideas. Me reprocharé mi falta de rigor, me reprocharé que la emoción me haga hacer razonamientos pobres, obras mediocres que no corresponden a una visión rigorista de la música y de las ideas sino a una inspiración débil, sensiblera y tonta. Todo en lo que creo se deshace, se deshará, pero no quiero ser por siempre un nómada buscando un asidero que se resbala. Antes imperaban las melodías, ahora imperan las ideas, mañana imperará algo más y nunca estaré adscrito a ninguna, nunca me encontraré en ninguna, nunca me identificaré lo suficiente perdido entre la belleza de tantas miles de cosas (Escribo que nunca con la secreta esperanza de que ocurra, de que si ocurra, de llegar a algo, de poder hacer algo antes de que el amor por una forma de ver las cosas se me vuelva a escurrir). Anteayer vi videos de Queen hasta la madrugada y supe que ese algo tan hermoso también lo había dejado ir. Lo que amo ahora lo dejaré ir. Y es que no quiero encontrar la verdad, no quiero encontrar la unidad, no quiero encontrar una única luz. Solo quiero que cada uno de los pensamientos que me importan, como las olas que llegan a la orilla, permanezcan detenidos lo suficiente en la arena como para empapar mis pies. Sé que se retiraran, que se irán a la gran corriente, que se perderán para siempre entre densidades y kilómetros. Pero quiero haberlos sentido lo suficiente antes de que se retiren para siempre. (Olas e ideas, son lo mismo).

“Ya que Thoreau insistió tanto sobre la conciencia y la resistencia activa, podríamos pensar que su vida fue vacía y triste. No olvidemos que era un hombre que evitaba el trabajo lo más posible, sabía dedicar su tiempo al ocio. Moralista severo, no tenía nada en común con el moralista profesional. Era demasiado religioso para tener algo que ver con la iglesia y demasiado hombre de acción para tomar parte activa en la política. Era de una riqueza espiritual tan grande que no pensó en amontonar bienes, tan valiente, tan seguro de sí mismo, que no se preocupó de la seguridad, de la protección. Abriendo los ojos descubrió que la vida proporciona todo lo necesario para la paz y la felicidad del hombre; solamente hace faltar usar lo que tenemos al alcance de la mano. “La vida es generosa”, parece repetir a cada momento, “¡Tranquilos! La vida está alrededor, no allá, no en la cima de la montaña”. “

Lloro, lloro muchísimo. Este es mi espacio, mi sitio, no el de quienes lo léen. Aquí puedo decir que lloro al leer estas palabras sobre la vida vibrante, profunda, maravillosa (Viene a mi cabeza Barba-Jacob. Iré en busca de su canción de la vida profunda ya mismo). Ayer J. estaba muy triste. Quisiera darle un abrazo, consentirla mucho, darle un beso, y leerle esto, por si depronto sirve de algo.

Serial project No. 1 (Sol Lewitt)

Serial Project 7 (Sol Lewitt)

(Lúnes)

…Beck and Lidell and Björk and so many beats, in many colors, like little freshly painted card-boards rearranged in apparently (just apparently) random shapes, featuring “every relevant combination” in this beautiful Sol Lewitt’s fashion…

No he dejado de tener sueños extraños desde ayer. (Por la mañana estuve en clase de historia, entregué el trabajo y regresé muy campante tras un breve paseo por alcalá (sin deprimirme por tener que venirme solo a la casa sin haber visto a ningún amigo por la mañana) a estudiar. Cual no sería mi rabia cuando al poco tiempo de estar acá se fué la luz. No media, una o dos horas. Desde la una de la tarde hasta pasadas las 6. Durante este lapso estuve leyendo varias cosas, me enamoré un poco más de Sol Lewitt y, naturalmente, dormí mientras la casa lentamente se iba haciendo penumbra.) Soñé que estaba ensayando con Andrés Correa -con el cuerpo de Camilo Ordoñez- y con la figura completamente difusa de alguien más. Intentabamos cantar orillas diferentes pero yo tenía que hacer un esfuerzo sobrehumano para cantarla, no entendía nada ni afinaba nada y además parecía estar como drogado porque no veía ni tenía dirección ni sentido de orientación (Estaba tocando con la miniguitarrita que el bajista con el que solo tuvimos un ensayo, Jorge Villamarín se llama, tenía en la casa. -Pienso todo el tiempo en esa guitarrita-). Finalmente me tenía que tumbar en el suelo e intentar agarrarme de algo para sentir la realidad. Después, una vez más, iba caminando por la séptima alfrente del chicó y descubría que mi amigo Juan Pablo Bermudez andaba con una nueva novia que era bastante friki. Mientras caminabamos, unas escaleras realmente empinadas se empezaban a hacer más y más estrechas hasta que una vez más, sintiendome drogado, resbalaba por ellas. Luego otravez esa maldita sensación de intentar despertarse pero no poder, y seguir en ese maldito limbo, inmóvil, completamente desesperado. Es de las sensaciones mas horrorosas que haya sentido, y me ocurre con demasiada frecuencia.

“En la primavera de 1968 (Lawrence) Weiner instaló en la periferia del recinto universitario del Windham College, en Vermont, un trabajo escultórico (…). La obra titulada SERIES OF STAKES IN THE GROUND AT REGULAR INTERVALS TO FORM A RECTANGLE – TWINE STRUNG FROM STAKE TO STAKE TO DEMARK A GRID – A RECTANGLE REMOVED FROM THIS RECTANGLE, ocupaba la mayor parte de una superficie de césped y sufrió graves desperfectos a manos de algunos estudiantes al poco tiempo de inaugurarse la exposición. Afectado en un primer momento por este hecho, Weiner no tardó en comprobar que, aunque dañada en la materia, su obra seguía estando en lo fundamental intacta en razón de su concreción lingüistica, pues podía repetirse en cualquier momento en circunstancia distintas de acuerdo con las indicaciones oralmente formuladas.” (Tomado de Arte Conceptual, Daniel Marzona). (Leí esto durante el apagón, antes de dormir. Luego regresó la luz, me senté a trabajar en composición y la luz se volvió a ir. Tras un ataque de nervios en el que grité y perdí vergonzosamente el control, me llené de tristeza al perder todo un día invaluable de trabajo entre la maldita oscuridad. (Es impresionante todo lo que uno depende de la electricidad, realmente es impresionante). Al recordar la cita de arriba, sin embargo, me tranquilicé muchísimo. La obra que estoy haciendo no es en lo absoluto diferente del croché. Mientras se sepa con claridad cual es el patrón, nada va a variar. Prefiero depender de sistemas estrictos que de la “inspiración del artista” y el pésimo sistema de energía de la colina campestre me dió un poco la razón. Me gusta pensar que se puede componer en la cabeza, sin siquiera imaginar los sonidos. Me gusta pensar que la belleza del pensamiento y de las reflexiónes es igual de conmovedora y profunda que la belleza de los sentimientos. Me gusta también pensar, como pensaba un día llegando a la casa de Jules, que se debe poder hacer música en la que las ideas artículen como los silencios, las notas y las palabras, en exactamente el mismo plano. Me gustan los sistemas y los moldes: En clase de síntesis, el jueves, explicaron los sistemas derivados del teorema de Fourier y de ahí los procesos de resíntesis y las aplicaciones de estos. Básicamente se hacen muestreos de sonidos (através de ventanas de que se diferencian y se superponen por milisegundos) para generar espectros, imágenes. Éstas imágenes se utilizan como moldes y en combinación con otras o a partir de variaciones de estas mismas permiten crear nuevos sonidos. Se trata pués de la resíntesis de sonido e imágen indivisiblemente unidos en retículas generadoras. absolutamente excitante -Debo buscar la canción de Aphex Twin que utiliza este proceso utilizando como imágen la cara del tipo-).

(Martes, Miercoles, Jueves, Viernes… masa informe de días)

“Se podrían multiplicar indefinidamente esos ejemplos; cada flor tiene su idea, su sistema, su experiencia adquirida, de la que se aprovecha. Examinando de cerca sus pequeñas invenciones, sus procedimientos diversos, se recuerdan estas interesantísimas exposiciones de máquinas en que el genio mecánico del hombre revela todos los recursos. Pero nuestro genio mecánico data de ayer, mientras que la mecánica florar funciona desde hace millares de años. Cuando la flor hizo su aparición en la tierra, no había en torno de ella ningún modelo que poder imitar; tuvo que inventarlo todo. En la época de la clava, del ardo, de la maza de armas, en los días relativamente recientes en que imaginamos el torno de hilar, la polea, el cabrestante, el ariete; en el tiempo -como quien dice el año pasado- en que nuestras obras maestras eran la catapulta, el reloj y el telar, la salvia había construido los espigones giratorios y los contrapesos de su báscula de presición y la pedicularia sus ampollas obturadas como para una experiencia científica, los disparos sucesivos de sus resortes y la combinación de sus planos inclinados. ¿Quien sospechaba, hace menos de cien años, las propiedades de la hélice que el arce y el tilo utilizaban desde el nacimiento de los árboles? ¿Cuándo llegaremos a construir un paracaídas o un aviador tan rápido, tan ligero, tan sutíl y tan seguro como el del amargón? ¿Cuando encontraremos el secreto de cortar en un tejido tan frágil como la seda de los pétalos un resorte tan poderoso como el que lanza al especio el dorado polen del esparto? ¿Y la momórdiga o pistola de damas (…)? ¿Quien nos dirá el misterio de su fuerza milagrosa?

(Maurice Maeterlinck, La inteligencia de las flores, leído en un bus B1 de transmilenio el viernes a las 12 del día, tras un aguacero impresionante que cayó encima mío sin ninguna piedad y que me tenía tiritando. (Las gotas de lluvia y las lagrimas confluyendo tras la lectura).)

Las ideas fueron puestas en las flóres como el blanco y el negro en ti. Como el vapor de la mañana frente a un puerto vacío. Como signos de puntuación que expresan toda una orilla suspensiva, un horizonte de lluvia, un dolor que no conoce final. Dragónes, flores, y todo tu silencio. Acercate a mi, deja las ventanas abiertas, acógeme en tu madrugada y deja que todas las escencias cuiden tu cuerpo, dibujen una espiral entre tus hombros, te llenen de galaxias y conjuguen en el silencio la más bella de las oraciónes. La belleza es en ti.

I can’t help falling in love with you. (El miercoles me dormí llorando. Recibí secretos. Por la madrugada me dibujé protegiendola, mientras dormía).

(El maestro, Juan Gabriel Osuna, me preguntó por mi trabajo. Me propuso incluir unas variaciones al estilo de unos collages de Warhol que aún no encuentro. Se acerca la semana más compleja academicamente)

(Sábado en la mañana)

Con una leve resaca, que afortunadamente ya amainó casi por completo, me encuentro en pijama escuchando beck y earth intruders en loop. No puedo dejar de moverme frenéticamente, de imitar el “move through the room like ambulance drivers” y no puedo dejar de sentir que estoy a punto de explotar en una enorme bola de furia y lava. “Hay en mí tanto veneno que puedo estallar“, dice una canción que escribí hace como 3 años y que me gusta mucho. Anoche estuve en Magnolia y me encantó la decoración del lugar y el cuarto con la cama. Los asientos, cuadrados y blancos, me dieron sosiego. Al lado del bafle, conos de lluvia al decir de Spinetta, recordé “Parlante”, que es una canción mágica del flaco. La música no es ni remotamente similar en calidad a la de escobar, pero se puede agitar la cabeza. Era el cumple de camilo ordoñez y estuvimos una vez más con jules, él, lucía y una amiga de ellos que no recuerdo como se llama. Hablamos por horas de horas con lucía sobre cuadrados, manos, beats, geometrías y todas aquellas cosas que son tan importantes tanto para mi como para ella, todas esas mitologías personales que muy pocas veces en la vida pueden ser transferibles, expresadas, y que aún así son el aire para respirar y retratan como absolutamente nada lo que uno es. Nuestras mitologías se rozan, se reflejan, son adversas y a la vez hermanas. Son absolutamente abstractas pero creo que no hay nadie en el mundo con quien las pueda compartir de una forma tan clara como con ella. Son conversaciónes apasionantes.

Me muevo en la gran bruma de fondo de la que escribía Paul Eluard en uno de los más hermosos poemas de amor que he leído jamás. La exhuberancia de la ciudad no llena el abismo. Ni la fiesta. La belleza de los libros, la voluptuosidad del pensamiento, la verdad eterna de un solo sonido tampoco, aunquen se convierten estos últimos en paliativos, en maneras de llenar de belleza pura mi vida. Esta mañana toqué el E de la guitarra al aire y lo dejé sonando. Se me erizó la piel. Escuché un fragmento de Morton Feldman que me pasó Juan Pablo, la introducción de Wanderlust del nuevo disco de Björk, y ahora el sonido del viento. Todo es lo mismo. Contracciónes, respiraciones, nubes sonoras que se desplazan a su propia velocidad. El sonido es un gran organismo con vida propia, al que hay que intervenir lo menos posible, a veces. La labor del compositor es tomar un puñado de arena en las manos y lanzarlo al viento, en todos los casos regando la arena sobre la misma arena.

No puedo parar de escuchar a Beck. Sus canciones son obras de Robert Rauschenberg hechas sonido. Parecen a punto de estallar, suenan como si las coordenadas del sonido en que se desarrollan se quedaran cortas, forzanso a una sinestésis, a una eventual erupción de colores y dibujos en todas direcciónes. Coming to you 1000 beats per minute. Las canciones repiten estribillos ridiculos, se burlan de si mismas y de absolutamente todo a cada instante. Su concepto es anarquista, ecléctico, agresivo y profundamente artístico. Sus letras son la voz del pensamiento, son asociaciones libres, son a veces absolutamente azarosas y atacan directo a una conciencia y a un imaginario con el que me siento completamente identificado. Su música anti-melódica expresa velocidad y una militancia maravillosa, ejemplar, de la incoherencia. Su obra no construye sentido, no es un medio para decir o expresar sentimientos triviales. Su obra en si misma es un manifiesto de diversidad, es un receptáculo de influencias vibrantes, burbujeantes, absolutamente seductoras. Su forma de vestir es brutal. Envidio su voz y su forma de recitar y daría lo que fuera por ¿cantar? de esa manera. Podría durar tres horas diciendo cosas.

(Gramercy Park Hotel es una canción geométrica y maravillosa).

(Without you i’m nothing de Placebo y David Bowie. Un gran muro de dolor, una gran barrera de sonido desgarrante, asesino. I… fall. Algo se desangra a cada compáz).

* Abell 1835 IR1916
* Andromeda Galaxy (M31/NGC 224)
* Andromeda I
* Antennae Galaxies (NGC 4038/NGC 4039)
* Centaurus A Galaxy
* Cigar Galaxy (M82/NGC 3034)
* Dwingeloo 1
* Dwingeloo 2
* Fornax Dwarf
* Hoag’s object (a ring galaxy)
* Huchra’s Lens
* HVC 127-41-330
* IC 1613
* IOK-1
* Large Magellanic Cloud
* M58
* NGC 3
* Pegasus Dwarf
* Phoenix Dwarf
* RXJ1242-1
* Sculptor Dwarf
* Sextans A
* Sextans Dwarf
* Small Magellanic Cloud
* Sombrero Galaxy (M104)
* Spiral Galaxy ESO 269-57
* Sunflower Galaxy (M63)
* Triangulum Galaxy (M33/NGC 598)
* Virgo Stellar Stream
* Whirlpool Galaxy (M51/NGC 5194)
* UGC 5675

“Abell 1835 IR1916 (also known as Abell 1835, Galaxy Abell 1835, or Galaxy Abell 1835 IR1916) is a candidate for being the most distant galaxy ever observed. It lies behind the galaxy cluster Abell 1835, in the Virgo constellation. (…) Their analysis of J-band observations indicated that Abell 1835 IR1916 has a redshift factor of z~10.0, meaning that it appears to us as it was about 13.2 billion years ago, only 500 million years after the Big Bang and very close to the first burst of star formation in the universe. This redshift also implies a comoving distance from the earth of about 31 billion light years.” – Wiki.

(Las galaxias, regadas por el universo, nacen mudas y sin nombre. Como pueden números, figuras mitológicas y catálogos abstractos aludir a distancias tan infinitas, encerrar espacios tan enormes y designar dimensiónes tan exorbitantes? Es como encontrar salmos de la biblia en los anillos de la piel de una serpiente).

Anoche, gracias a JuanPablo y nuestro nuevo proyecto de tema, fuí invadido por las galaxias, las nebulosas, los clusteres y las millónes de millónes de estrellas. El lugar común de sentirse minúsculo, absolutamente diminuto, me golpeó tan adentro como nunca antes. Amo a las galaxias, son faros enormes, seres regulares e irregulares hechos de color, sabiduria y tiempo. En ellas reside una parte de aquel silencio absoluto del que nace el movimiento. Me dedicaré a estudiarlas e idolatrarlas en ese mismo silencio. I fell asleep in  this nebula-fashioned love.

(Sonic Youth rompe el silencio. Se apropia del ruido y lo vuelve un ser viviente).

El viernes en la noche estuve en Escobar Rosas con Lucía, Daniela, Ade, Malu, Huevo, Jules, Turo, Kam, Fernanda, y dos amigos de Ade. Tomamos muchísimo tequila, escuchamos los mejores beats de esta jodida ciudad, y recuerdo decirle a lucia que ir a Escobar es casi igual de importante a ir al León de Greiff.

Lentamente, desde la punta de los dedos de los pies hasta la celula 9234234 de la médula espinal, el cuerpo empieza a moverse al ritmo de patrónes regulares de sonido que generan un gran mantra. Entonces uno desaparece, simplemente desaparece, la mente se pone en blanco y una gran comunión, una gran liturgia de nubes, alcohol, colores y timbres exóticos  se llevan a todo el mundo. (El lugar retumba a todo volúmen y la pared del cuerpo vibra entre la oscuridad de las visceras). Recuerdo estar parado arriba, en esa esquina dónde daniela y ade duraron la mitad de la noche y observar el movimiento rítmico, incesante, frenético y deshinibido de muchísimas personas asinadas, voluntariamente asinadas en esa realidad vacía dónde se es uno con la música. Nebulosas de neón, ropa multicolor, demencia. Recuerdo la genuina belleza de ciertos momentos, de ciertas caras, de ciertos movimientos y gestos y fragancias. Recuerdo las palabras dichas, que aún serpentean por mi alma, que estremecen mi piel y que generan un caos profundo y excitante que se desmorona y se reconstruye como hologramas de arrecifes y prismas de luces puras. Un gran capullo invisible en el que me refugio y en el que sueño y en el que amanezco y del que espero únicamente la velocidad y el riesgo de lo inmediato, de lo que solo puede hayar plenitud en un segundo. Tintas violetas, beats, cintas, el sonido hondo de un piano, un cuerpo construido del polvo de nebulosas y la locura perfecta, desmedida, maravillosa e infinitamente sensual. El reino de lo absoluto pertenece a los astros, no a los hombres. Deseo: mire a dónde mire te veo, dice Drexler.

Levantarme feliz, sin un ápice de vergüenza, deseante, maravillado, pleno. Un mundo voluptuoso, electricamente magnificado, que se me presenta con la misma fuerza y la misma ebriedad de vida con la que Whitman le cantó a los caminos abiertos. Y es que es el mismo deseo, es la misma hambre de belleza, es el mismo encanto cínico, es el mismo placer, maravilloso placer con que cada detalle y cada ángulo y cada pequeña manifestación del mundo real me estremece, me conmueve, me hace hervir la sangre, pone lágrimas en mis ojos y me invita a despegar, a seducir, a matarme de éxtasis a cada segundo. Quiero consumirme en él, quiero consumirme en mi caos eterno e inconducente, quiero vivir experimentando cada destello, cada fulgor, “cada luz que provenga de ti” dice Spinetta. Que cada latido del corazón corresponda con una estación, con el flujo premeditado de las corrientes de aire.

“Little you know the subtle electric fire that for your sake is playing with me. ” -Whitman. (Lo leí a las 4am, con mucho tequila en la sangre, y emoción pura fluyendo por mi ser).

Esta semana pasaron muchísimas cosas. Se están empezando a hacer borrosas, así que es hora de sentarse a recordar.

Martes.

Decidimos llegar con Villegas temprano para acabar de hacer las tareas de Literatura y materiales de la música VI. Muy temprano me encontré con Daniela, a quien hace rato no veía. Le di un abrazo enorme y me puse muy feliz de verla. Ella hace parte de un época hermosa, la que más quiero recordar. Tras la clase, que de hecho recuerdo mucho por lo interesante y lo bien estructurada que estuvo (a cargo de Juan Antonio Cuellar, el decano de la facultad) decidimos ir al cafesito que siempre vamos y sentarnos como siempre a hablar basura. Pedimos dos capuchinos, él un Pie de manzana y yo una tartaleta de frutas (por invitación de él ambas cosas). Ya es costumbre sentarnos en este sitio tras la clase y luego irnos a las escaleritas de la universidad, quedarnos mucho tiempo ahí y hablar de mil cosas (amores, libros, ideas), mientras observamos a la gente pasar a nuestro alrededor. Siempre le digo que me siento como en The Doors cuando Jim y Ray deciden armar la banda en la playa, con muchísimo sol y gente joven, al parecer feliz, pululando a los lados. Dani ha sido casi un hermano recientemente y a pesar de que me lleguen a chocar muchas de sus actitudes es ya uno de mis grandes amigos y lo he aprendido a querer tal y como es. Lo admiro muchísimo y simple que hablamos aprendo mil cosas, se abren frente a mi nuevas direcciones para explorar.

Decidimos ir a almorzar pollo broasted en conmemoración de otro sitio al que íbamos hace unos años y que cerraron. Alejandra, la corista de Laura Castaño, nos encontró por casualidad y nos acompañó Fue la primera de varias reapariciones que hizo esta semana. Fuimos a un sitio al frente de San Marcos y hablamos sobre compositores, sobre lo guiadas que están las lecturas que uno hace de las grandes obras, sobre artistas freaks, y quien sabe sobre que más cosas. Tras esto Alejandra se fue y nos volvimos a quedar Daniel y yo hablando más tiempo. Luego fuimos a la biblioteca, él fue a leer unas microfichas y yo fui a hacer un trabajo de historia. En el último piso, hacia el extremo fondo, descubrí un sitio maravilloso. Está reservado solo para personas de postgrado y profesores, aunque de todas formas uno puede acceder si no va a usar los computadores. Muchos sofás púrpuras, ventanales gigantes, una vista enorme y un muy buen ambiente para sentarse a leer o a pensar. El día estaba gris, casi lluvioso, y aunque me he sentido triste y solo, regresando de nuevo a ese sentimiento repugnante que tuve muchos años de no tener razones para vivir, me dedico a seguir adelante, sin dejar que la alegría se acabe (Recuero el epígrafe de “Yo no quiero volverme tan loco”, disco en vivo de Serú Girán, que leí cuando estaba en décimo y que escribió Pedro Aznar, creo. La alegría no sólo “no es sólo brazilera”, sino que es el máximo motor en la vida. Una causa y un propósito en si mismo, algo que no quiero jamás cuestionar o abandonar por más duras que sean muchas circunstancias. Espero nunca olvidar esto).

Solucioné el trabajo rápidamente, aunque tuve que mudarme de sitio por la necesidad de un computador. Hice un post en ascaroth sobre la gente divertida pero (me siento muy mierda por pensar estas cosas) completamente repugnante que va a esos sitios a no hacer nada y a hablar basura. Lo peor es que yo también lo he hecho varias veces, lo cual hace me hace mas mierda aún. Al ir saliendo de la biblioteca me encontré con Dani de nuevo y fue una feliz coincidencia. Ya de noche, nos volvimos a sentar en las escaleras, hablamos de literatura y me dijo algo que me impresionó mucho sobre la naturaleza de las metáforas que me dejó pensando muchísimo sobre mi propia comprensión del arte y sobre la justificación de muchas obras. Prefiero dejar esta parte hasta aquí.

Me dirigí luego a clase de alemán dónde vimos oraciones conectadas con denn y weil y como cambia el verbo en el predicado de ambas frases. Nos fuimos con mi papá a la casa como siempre hablando de política y escuchando la mesa redonda de caracol a esa hora (entre 9 y 9 y 10), para finalmente llegar a la casa y hablar por Messenger con Alejandra otro rato. Pensé que Daniel y yo la habíamos aburrido pero al parecer le encantó almorzar con nosotros y me dijo que le prestara libros y cosas. Luego me hizo reír muchísimo pues empezó a preguntar que si en el concierto del miércoles iban a dar refrigerio. Y bueno. El concierto del miércoles, eso consumió todo el día siguiente, que ya a esas alturas había empezado.

Miércoles

El miércoles debía estar a las 9:30 en punto en Crescendo, la academia de Laura, que queda en una casa al lado del parque de Alcalá. Amo esa zona y me encantaba vivir por ahí y caminar por ese sitio llegando de noche a la casa. Sería excelente regresar a esa zona. Ensayamos la canción nueva de Laura (brazos abiertos) hasta las 11:00, luego me vine para la casa, almorcé, acabé el trabajo de tecnología II y regresé a la academia. Nos fuimos en el carro de Daniel a la prueba de sonido en el coliseo de la Javeriana. Durante el camino Laura me contaba lo feliz que le hacía que estuviéramos juntos yendo hacia allá y lo que significaba para ella eso. Ya en el sitio no sentamos a esperar mientras “Sin animo de lucro” un grupo que está muy pegado ahora (hago la aclaración porque se que en unos años cuando vuelva a leer esto no lo va a estar) probaba sonido. Es muy importante la humildad y apreciar el trabajo de las otras bandas siempre teniendo en cuenta cual es su contexto y su orientación musical. Yo en lo particular no me considero un buen músico y puedo aprender muchísimo de las demás bandas y las demás personas del medio. Sin embargo este sentimiento de humildad desaparece cuando uno comprueba que se trata de bandas de niños con mucho billete que financian su propio éxito y que engañan al público tocando con pista detrás. Esta música, aunque ni interesante ni profunda, podría tener por lo menos méritos a la hora de ser interpretada. Resulta, sin embargo, no siendo más que una gran y desagradable pantomima.

Probamos sonido en un escenario gigantesco, el más grande que he pisado en mi vida. El sonido estaba a cargo de un tal Cesar Bilar, uno de esos nombres grandilocuentes que se usan en este medio para impresionar pero que para mi no significan nada. Los retornos eran excelentes, el sonido era perfecto, las luces y los efectos eran muy buenos y en general toqué bastante cómodo. Los ingenieros se portaron bien y no tenía muchos conflictos o nervios por tocar en ese sitio, más allá de que tenía miedo de que se rompieran mis baquetas. Debo comprar nuevas, pero como siempre no hay mucha lana.

Nos fuimos al “camerino” (una carpa con sillas rimax y un botellón de agua) y pasé mucho tiempo hablando basura con Diego, quien me acompañó a comer algo en una de las cafeterías cercanas. También hablé con Alfredo, un sujeto del que me gustaría ser amigo y al que quiero y admiro mucho como músico y ser humano, y también con Daniel Montoya, quien es un completo bacán y también un excelente músico y persona. Hay muchísima afinidad en la banda, me gusta muchísimo estar ahí, me siento en casa. Finalmente, después de una espera un poco tediosa, de cantar con Alejandra canciones de Björk acompañados de un tamborcito, y de una charla motivacional/oración que hizo laura con todos reunidos en círculo (como los jugadores de Nigeria antes de los partidos en el mundial del 94) nos subimos a tocar tras el primer grupo telonero, que era de covers de rock-pop en español. En el sitio había más de 1400 personas, y al parecer más de la mitad de la gente se había quedado por fuera (es también el público mas grande frente al que he estado). Antes, en la prueba de sonido, me había impresionado muchísimo lo que debe sentir un músico al montarse a tocar frente a 200.000 personas, en un escenario realmente enorme, y ser durante algunos momentos un icono, una figura de culto, un chamán. Nunca había pensado seriamente en como debe ser esa sensación tan brutal de apoteosis. Si la humanidad necesariamente debe tener ídolos y cada persona su cuota de idealización enfermiza, los músicos de rock llenan ese rol a la perfección. Son los nuevos dioses.

Abrimos con Buen Sentimiento, luego tocamos Brazos Abiertos, e íbamos a finalizar con Ya ves, sino es porque se nos acercaron a pedirnos que tocáramos una más. La última fue Simplemente tu. La respuesta del público fue mixta. En Colombia se odia al telonero, y además las demás personas que iban a tocar eran tropicales y vallenateros de moda. Por esta razón una parte de público, pequeña por demás, nos insultaba, mientras que otra disfrutaba de la música y estaba emocionada. A mi me encantó escuchar el rugido cada vez que terminaba una canción, sentí que la banda sonó muy profesional y me encantó el toque, creo que fue uno de nuestros mejores. A Laura, sin embargo, creo que le afectó la parte del público que abucheaba y estuvo triste al final, aunque se le acercaron de todos lados, emisoras y periodistas, a entrevistarla y a pedirle su número y el demo. Al final un productor que ayudó con el sonido le dijo a Laura que no recordaba bien la música y que tenía que pensar en la producción desde antes de componer, y diseñar cada melodía para que fuera comercial y pegara (esto delante de todos nosotros). A mi me parece una completa imbecilidad, y espero que Laura siga escribiendo música sincera, llena de significado y sentimiento, y que se desentienda del repugnante utilitarismo de tantas personas que la rodean. (Miren lo que dice un futuro estudiante de composición de música comercial!! Estoy completamente envideado en este momento, no se si meterme a “erudita” o a comercial, existen demasiados pros y demasiados contras con respecto a cada una. Hablé al respecto con Alejandra y con Julián, que están en comercial, y con dos de mis compañeros de composición, que van para erudita, así como con Villegas. Todos tienen razón en ciertas cosas, pero al final no tengo ni idea de que decidir, aunque creo que comercial va ganando por poco margen. Prometo que habrá muchas mas divagaciones al respecto en posts próximos).

Julián cayó al toque y nos fuimos en transmilenio juntos. Me dijo muchísimas cosas con respecto a mi relación y a lo que estaba sintiendo ahora que me sirvieron muchísimo. Comimos dos empanadas cada uno en empanadas típicas, el una de carne y una de queso y yo dos de pollo. Luego me relató la parte final de su relación y creo que es una situación tan violenta y pesada que no la puedo ni imaginar. Julián siempre me analiza y me dice cosas que, aunque son un tanto chocantes de vez en cuando pues yo no necesariamente se las pido, son por lo general sensatas, a veces asustadoramente sensatas, y me dan mucho en que pensar. Julián es un músico excelente, de los mejores que conozco, y uno de los pocos seres humanos solidarios, realmente solidarios, que hay todavía. Al llegar por la noche a la casa volví a hablar con alejandra por Messenger (tuve que faltar por el toque a clase de alemán) y me fui a dormir. Es curioso estar solo después de haber sido el centro de atención (bueno, más laura que yo en realidad) de muchísimas personas. Es más fácil tocar frente a muchísima gente que frente a 5. No estuve nervioso ni un segundo ese día, mientras que por ejemplo en el toque en la casa de Juan Pablo estaba temblando.

El Jueves debía estar a las 9 en la casa del profesor de tecnología musical para presentarle el trabajo (un reggae sobre una balada que escribió él), pero mi hermano me levantó a las 8:30. El profesor es absolutamente estricto y serio con todo, así que debí correr como alma que lleva al diablo, y estuve a las 9:05 en la puerta de su casa, que queda a media cuadra de la universidad. (No, no me bañé y mi hermano me dio 2.000 pesos para tomar el primer taxi a transmilenio –pues seguro sintió culpa por no haberme despertado-). Le gustó mucho el trabajo, me explicó porque me puso 3.8 en otro que le había entregado (too bad) y me dejó ir rápido. Imprimí el trabajo de historia para entregarlo, pero antes de entrar hablé con un compañero de clase, Alex, quien me dijo que no era para ese día. Y en efecto, no era. (Alex me mostró unas partituras de Schumann y cantó alguna de las Lieds del compositor. Pronuncia muy bien alemán. Mientras estaba con él en la cafetería llegó el monitor de historia, una persona que me intriga mucho no sé porqué, y citó a Victor Hugo de una forma tan injustificada que me produjo un poco de repulsión). En clase hicieron la evaluación de profesores y rajé a la pobre profe. Después de la evalución dictó la clase y creo que es la mejor que ha dictado. Si tan solo hubiese hecho el examen al final de su exposición la habría calificado mucho mejor. Habló sobre el barroco latinoamericano, estructuró todo su discurso de acuerdo a un marco sobre la colonia muy bueno, y habló sobre un tema árido y oscuro con muchísima propiedad (cosa que no hizo durante el resto del semestre –me da embarrada porque se nota que es muy buena persona-). Tras esto me vi en la cafetería con Kaleth (Lina) y me contó muchísimas cosas que solo se le dirían a una persona muy en confianza. Desde siempre Kaleth me ha dado del todo esa confianza, al igual que muchísimas otras personas, y aunque no lo comprendo lo agradezco y me hace infinitamente feliz inspirar, sin razón alguna, ese sentimiento en los demás.

También me encontré con Daniela y Yoshi (Yoshi es una de las personas con las que mas he hablado en estos días) y fuimos a comer a Uga, un sitio muy bueno dónde venden creps con arroz y carnes y salsas de todo tipo, muy bien hechos y saludables. También sirven un té rico (yo probé uno llamado Festival, de manzanilla, piña y menta. El crepe tenía arroz con champiñones, carne de cerdo, salsa pesto, potato chips, ajonjolí y arroz –es mas rico de lo que se oye, lo juro-). (Me encantó ver a Daniela esta semana. Really. SNM).

Durante el almuerzo pasó una marcha gigantesca por la séptima y me encantó verla. Sentí aquello que sentí cuando fui a votar, cuando hablo de política con mi papá, cuando estoy emocionado y le tengo fe a ciertas cosas, aunque no tengo ni idea de si esa marcha las representaba o no. Había también trabajadores, estudiantes, indígenas, homosexuales, gente en bola. Me encanta la gente, la diversidad de la gente. Soy adicto a las diferencias entre las personas y en bogotá realmente no hay tanta. Me quedé absorto mucho tiempo mirándola. Fui luego a la biblioteca, trabajé en composición un rato y me encontré con Villegas, quien iba a leer Deleuze para sacarse las malas vibras de un concierto y un ensayo. Escuchó mi pieza y le gustó. Bajé de una página que reseñaré más adelante un concierto de Charly y Spinetta, dónde encontré una versión maravillosa de 1999 de Prince cantada por García (refiriendose al cantante norteamericano como “su ídolo”).

Fui luego a los laboratorios a estudiar síntesis. El profesor (un tipo que resulta muy muy guapo hasta para un heterosexual como yo, y que además un bacán), hizo un quiz que creo que pasé y nos enseñó a diseñar un sintetizador a partir de sampleos en Pure Data. (El man sabe, realmente sabe. No necesita leer ni tener ayudas extra, no se traba, y puede responder absolutamente todo y salirse para todas partes con el programa que nos enseña, que juro de por dios, es brutalmente complejo. Todo el tiempo deja ver que su conocimiento excede por kilómetros lo que nos enseña en clase. La diferencia con la profe de historia es radical, por eso tuve que calificarla mal, que mierda). Pure Data es un programa increíble. El diseño del sonido, las equivalencias numéricas y la lógica con la que funciona me tienen tramadísimo. Sigo reconciliándome poco a poco con la olvidada y empolvada parte matemática de mi cabeza. La síntesis sonora, la creación de sonidos que no provienen ni imitan la naturaleza a la manera de los cuadrados de Malevich, se me hace bellísima, poética y maravillosa. Asistir a la génesis del sonido, manipularla y entenderla desde su estrato más puro me emociona, me hace sentir privilegiado. (Mi papá ve en este momento el capitulo de los espíritus chocarreros del chavo. Yeah).

Salí de la clase a alemán y me perdí del concierto del ensamble de Yoshi en el que tocaban Mario, Tufano y Nico Peña y al que se iba a quedar Daniela. Al parecer fue del putas. Me lo perdí por ser responsable e ir a clase de alemán, y cuando llegué, oh sorpresa, estaban dando La vida de los otros. Aunque es excelente ya la había visto, estaba mal subtitulada, y me perdí del toque por hacer lo correcto (que tristemente resultó incorrecto). Mi único consuelo es que no me habría dejado en paz todo el fin de semana de no haber ido, pues el miércoles falté también. Nos regresamos en el carro a la casa con mi papá, de nuevo escuchando la mesa redonda de Caracol. Me encanta esta hora del día, siempre estoy un poco mamado pero mi papá tiene la mejor vibra del universo. A veces me cuesta creer que la misma persona a veces neurótica e intolerante sea capaz de transmitir tanta tranquilidad, cariño y amabilidad. Amo al viejo Chucho (lo seguiré diciendo cada tercer post porque es cierto). Me acosté tarde perdiendo el tiempo en Messenger, como toda la semana, ví un capitulo brutal de South Park del monito de la gramática, apagué la TV y me tosté del sueño (tenía un dolor de cabeza miserable!). No he descansado del todo esta semana.

Viernes.

Hoy me levanté para ir a clase pero llegué tarde (Fuck, ¡no puedo seguir llegando tarde a las cosas! No es mi estilo, nunca lo fue). Toda esta semana he estado leyendo Practical Ethics de Peter Singer, libro que me prestó mi hermano para que leyera un par de capítulos sobre el aborto pero que terminaría por empezar a leer desde el inicio. Nunca en mi vida había leído nada de ética y me encanta. Me produce una fascinación extraña leerlo así que lo hago lentamente, repitiendo todo, intentando que nada se me escape.

Pues bien, hoy leí el libro en el transmi y pensé muchísimas cosas. Fui a clase de composición pero no se hizo mucho. Me puse a escribir la siguiente estrofa de la canción que le tenía que entregar al profesor de Tecnología, fui a imprimirla, escribí el cifrado, y me devolví a la casa de nuevo leyendo. (Juan Gabriel el maestro de composición me regaló una partitura del Continuum de Ligetti y me dijo que escuchara esa obra y que no le tuviera miedo a sonar ni repetitivo ni estático. Ese tipo de cosas me vuelven loco de la felicidad y me encanta el hecho de que se haya acordado. Tuve la oportunidad de escribirle un mail esta semana en el queme dirigí a él como Maestro y creo que a la única persona a la que me refiero así por convicción propia.). Almorcé aquí y hace unas horas me senté a escribir esto, bajando unos archivos de una pagina brutal que me pasaron (lospiratasdelflaco.blogspot.com, llena de Bootlegs de Spinetta), pasándole archivos de Soda Stereo a Juan Diego y escuchando la versión que me pasó de Causa y efecto de Drexler.

De regreso, Lunes.

No salí de mi casa. Capé historia. Por la mañana no hice un carajo, por la tarde duré horas y horas haciendo el trabajo de teconología, por la noche ensayé con Laura y todo el grupo incluyendo a las coristas y de regreso a la casa estudié literatura y hablé por Messenger. No recuerdo mucho del día pero creo que algo avancé.

Toda la semana escuché El caminante de Fruko y sus tesos. Me encanta. (Lingo me mostró una versión medio trip-hop de un grupo colombiano llamado Psicotrópica o algo así, bastante buena).

Peter Parker

mayo 7, 2007

El viernes por la mañana estuve en la universidad, presenté una primera parte de mi obra de composición y el profesor me explicó varios métodos de desarrolo interesantes. Tengo que sentarme a trabajar sin descanso porque el tiempo ya se está acabando. Aunque ese es el tipo de promesas que uno siempre se hace y no puede cumplir en general, creo que evitaría una tragedia y me produciría muchísima tranquilidad concentrarme en lo académico completamente. Alguna vez Eduardo dijo que en momentos complicados no había mejor refugio que estudiar como un cabrón y la verdad quiero hacerle caso (Ayer pensé en Edi andando por Praga y me sentí profundamente feliz por él. Me está haciendo muchísima falta su sinceridad, su incondicionalidad, la forma en que se le sale ser tolerante y bueno conmigo)). A los compañeros de clase les gustó muchísimo lo que hice y eso me animó porque, aunque solo elegí el proceso y las sonoridades, la coherencia de los resultados -rítmica, motívica, melódicamente-(esa suerte de sonido opaco y profundo) no es propiamente un mérito mío y me ha sorprendido a mi tanto como a ellos. Dejar ser a los sonidos decía Cage, darles un impulso pero no intervenirlos, tan solo contemplarlos en su magnifica perfección. ((El sonido sigue siendo un milagro, insisto, y una sola nota es un evento suficientemente complejo y fascinante)). (((Mientras escribía esto Juliana me mostró GROTRIAN pianos y fue más que perfecto (porque empezaron a sonar tonos puros mientras escribía sobre ellos… weird). Alguna vez le hablaba a Juan Pablo sobre componer asignandole a figuras geométricas sonidos, como en una especie de tetris que por su propio movimiento generáse una gran imágen sonora, una construcción (pensando en eso escribí “La casa”). En esta página encontré una bellísima variacion de la misma idea (creo), aunque el programa pierde sincronía rapidamente))).

Por la tarde dormí en mi casa. Odio dormir de día porque de inmediato me siento triste, desconfigurado, y despertar al anochecer me hace sentir como un vagabundo. Es la imágen perfecta de la depresión, no querer hacer nada, tumbarse a domir, que es casi como morir porque se desaparece del mundo completamente, se regresa a la heteronomía total, a estar a la deriva del sueño, a dejar de ser por algunos momentos (Siempre me ha dado miedo quedarme dormido. Cuando estoy cayendo en el sueño me despierto agitado, pensando que es injustificable abandonarse a uno mismo de esa manera). Así me he sentido, talvez deprimido, lleno de una rabia injustificada y paranóica frente a todo cuando me dicen y hacen los demás. Odio los conflictos, odio inflingir dolor o humillación a otro ser humano, y odio sobre todo a mi super yo, ese ser terrible dueño de la verdad en el que me convierto cada vez que peleo con alguien. Detesto a esa persona, creo que es la faceta que más detesto de mi mismo y soy muy proclive a caer en ella. (Viendo Spiderman3, una película entretenida pero completamente olvidable, me vi a mi mismo caminando como Toby Mcguire con la araña galactica pegada en el pecho, absolutamente confiado, seguro de mi mismo, y por ello envilecido, egoista, terriblemente vanidoso).

Por la noche vi los Simpsons (por millónesima vez el capítulo en que bart consigue un “hermano mayor” -que es grandioso-, el de cuando Marge quiere entrar a un Club -que además de ser buenísimo me hizo llorar un poquito- y uno nuevo, no tan bueno pero suficientemente bueno para ser de los nuevos, sobre un autosecuestro de Bart-). Mi hermano me invitó a Cine (spiderman3), y su compañía fue como siempre que cálida y agradable (recuerdo a mi papá anonadado diciendonos que como podiamos ver esa basura, que como ibamos a botar la plata de esa manera. Recuerdo también que en el parqueadero mientras me pasaba al puesto de adelante mi hermano aceleró, y volteó rapidisimo, haciendome caer estrepitosa y graciosamente sobre la guantera (todo esto de forma premeditada y calculada por él). Hace rato no lo veía reirse tanto (me acuerdo en este momendo de cuando me caí antes de exponer sobre la pasión según San Mateo en historia, frente a todo el salón (aún tengo la cicatriz en la rodilla), siendo esta la continuación de otra caida en el mismo salón 5 días atrás, cuando entrando tarde a clase me resbalé e hice el ridículo (no me molesta que se rian de mi por estas cosas, bueno, no siempre). (Soy un carro mal manejado)). Últimamente he entrado a revizar posts viejos del blog de mi hermano y hay uno en particular (en el que describe como lucía toma una fotografía) que me parece hermoso y expresa la sensibilidad maravillosa de este sujeto. Miguel, al igual que lucía, (y pienso aquí también en turo) es una persona enormemente bondadosa, lo hace feliz dar, preocuparse por los otros, y supongo que por eso me invitó a distraerme un poco pues me ha visto triste estos días. Espero vivir cerca de mi hermano toda la vida, para poderlo invitar yo también en cuanto pueda hacerlo. (Comí una bolsa gigante de palomitas de maiz, unos nachos con queso (muy poco queso para tantos nachos) y una coca-cola. “Comiendo como degenerado mientras veía Spiderman” o “de como ser completamente un gringo durante un par de horas”).

Ayer ensayé por la mañana con Laura, aunque no me gustó del todo como sonó. Me da un poco de miedo no estar a la altura de lo que la banda necesita, y en este momento me es un poco dificil revertir esa situación. Tras esto estuve en la casa haciendo nada y esperando que fueran las 6 para que juan pablo viniera a ensayar. Se fue la luz y finalmente decidí irme a la casa de él, dónde estuvimos dándole hasta las 10 de la noche, haciendo arreglos y tocando. Juan Pablo me va a dictar clases de ténica vocal y eso me parece maravilloso. Tras esto, frente al teclado y al piano hemos destapado un par de botellas de vino y un poco mas ebrios hemos decidido dar mate a una botella de Mezcal que Juan Pablo tenía como recuerdo del d.f. Estuvimos hasta las cuatro de la mañana sentados frente al piano, escuchando musica, bebiendo, y eventualmente tocando un poco. La pasé increiblemente bien junto a juanpis, ese ser humano es ya un hermano (Nota mental: Aquello de beber si necesidad de ir a un roto o de bailar o de estar en una algarabia es muy bueno. One on one se bebe mejor). Me quedé a dormir allá y a eso de las 11, con la nefasta noticia de que el pc de juan pablo dónde estaban todas sus cosas (entre ellas nuestas maquetas de Ego) se había dañado, decidí venirme a la casa.

Tras escribir el inicio de este post fuí a dónde Dani Villegas, con quien vimos una atardecer maravilloso en la sala de su casa e hicimos (bueno en realidad él hizo y yo presencié) el análsis de la sinfonía No.4 en Em de Brahms (cuyo trabajo de orquestación me noqueó desde el inicio). Escuchamos algo de jazz también, una canción maravillosa de The Cure que tengo que volver a escuchar (creo que se llama lost o algo así), y una obra para percusión de Cage titulada “She’s asleep” que me encantó. Luego de esto fuimos a comer, me acompañó al transmilenio y me contó la historia de amor de sus papás.

Estuve a punto de colapsar y llorar dónde daniel. Necesito a J. Su ausencia se hace más real cada día y la vida progresivamente pierde brillo, yéndose con la lentitud del tiempo mis ganas de crear y de vivir expectante del futuro. (La tautología con la que Duchamp “definió” el arte es también aplicable a la vida. Se vive únicamente para vivir, y esto por alguna razón sirve de consuelo, si lo pienso bien).

En el transmilenio de camino hacia dónde Dani y de regreso a mi casa estuve leyendo el libro de Taschen sobre arte conceptual que mi mamá me regaló. Estoy absolutamente maravillado con muchísimas de las obras expuestas, pero particularmente me encantan las que abordan sistemas seriales y clasificaciónes rigurosas de procesos mentales, de imágenes, de palabras y hasta de ensayos (El ya mencionado trabajo de Kawara, las fotografías de Bernd y Hilla Becher, el Index 001 de Art & Language o los fotogramas de Jan Dibbets). Me gusta, talvez por mi afición actual al minimalismo, la manera en la que abordan ideas organizables explotando hastas las últimas consencuencias los sistemas que diseñan. Caminando por la 13, enfrente del nuevo éxito cerca de dónde daniel, observaba las lozas en el suelo, cuadradas e idénticas, de un color uniforme de gris cemento, y no podía parar de pensar en maneras de intervenirlas, sistematizar y secuenciar figuras en ellas y diseñar patrónes generadores bajo una lógica precisa (podría tratarse de  colores, imágenes o letras). Creo que el minimalismo produce en mi una extraña reconcilación con las matemáticas, con la geometría, con los sistemas perfectamente mesurables que actúan bajo una lógica consistente. Crear arte bajo estos parámetros es expresar una suerte de belleza natural, superior a los caprichos del gusto, regida por una sistemas universales, eternos, que emulan un impulso generador primario en dónde los elementos que constituyen las obras son libres de transitar por el laberinto que uno les traza. El “gusto” está en los surcos que uno diseña, más los resultados se ignoran y, como decía arriba, sorprenden y estimulan en la misma médida en que sorprenden y estimulan a cualquier otra persona. Se trata de poner semillas, de que las obras germinen mediante estos procesos por si mismas, cual si fuesen plantas. Y aún cuando es una lógica eterna y antigua, su uso en la creación artística y la aplicación de sus parametros más fundamentales (es decir su forma de empleo más radical), es en alguna medida reciente.

(Soñé estando en un concierto de Spinetta en tributo a su carrera en buenos aires. Se trataba de un gran evento, un evento histórico. Tocaba junto a björk, que se transformó luego en mi compañera del Gothe Sol S, con quien he soñado insistentemente en estos días. El concierto, que iba a ser transmitido por televisión nacional, iba a estar diseñado de tal manera que tanto Björk como Spinetta tuviesen cada su propio escenario: Un gran cuarto blanco y perfectamente cuboidal (cuboidal?) sin pared exterior, con pequeñas hendiduras cuadradas y negras en las paredes laterales que servían como retornos. El cuarto de Spinetta, contiguo al de Björk, no tenía estos retornos y en algún momento del sueño Luis Alberto le hacía el reclamo a la cantante islandesa, quien respondía en perfecto español. El concierto se desarrollaba en la Universidad de buenos aires, que en realidad era una escuela de Arte al estilo de la ASAB. Funcionaba en una casa colonial antigua y absolutamente enorme, con muchos pisos superiores e inferiores al nivel del suelo y millónes de cuartos y salidas. En algún punto del sueño iba a uno de los sotanos -que ahora que lo pienso es idéntico al piso superior de Socorro-, dónde unos chicos Emo tomaban Coca-Cola y hablaban de trivialidades. Como siempre, desperté antes de que el concierto empezara, con rabia).

Ahora mismo suena Atoms for peace de Thom Yorke y entro en un trance maravilloso al constatar miles de intuciones en esta bellísima melodía y en esta simple pero certera secuencia. Aún hay mezcal en mi cerebro, debo estudiar muchísimo, y por lo pronto, descansar un poco.

Estúpido

mayo 4, 2007

(El final de esta entrada fue escrito en un momento terrible de rabia, odio y descontrol. Aunque antes era una constante en mi vida, desde hacia mucho no sentía la necesidad de acabarme palabra por palabra, lascerarme, destuirme, quemarme, reducirme al punto mismo de la mierda y así develar la posible gran farsa que aníma muchas de mis actitudes. Había entrado pues, en un horrible comfort de sana autoestima. No me siento orgulloso de la última parte del texto, es exagerada, pero expresa una verdad que no me siento en capacidad de ignorar. Favor no tomarme en serio, yo no lo hago tampoco).

Rimini es el nombre de la heladería que queda en la esquina suroriental de la plaza de comidas del centro comercial Andino, dónde ayer alrededor de las 5 de la tarde me exigí el recordar la vitrina dónde están exhibidos los licores y conservar en la memoría los colores de ésta, sus acabados en madera, y su bonito diseño. Me prometí también recordar a mi mamá y a Juanita sonriendome y despidiendose desde la ventana cuando aproximadamente a las 3 y 40 de la tarde salimos con mi papá en dirección a la 82, él al Goethe (dónde yo tendría clase de alemán a las 7:15), y yo a publicaciones Sport, dónde por estos días unas personas más que amables me ponen a escribir artículos para sus poco conocidas revistas y me pagan con bonos de ropa (aunque de hecho aún no recibo el primero) . Me prometí recordar esa despedida y esa diciente sonrisa porque sentí genuino amor por ámbas cuando las vi.

En la esquina suroriental de Rimini, (que es a su vez una prominente esquina suroriental, una de aquellas esquinas surorientales) hay una saliente que da a dos mesas algo escondidas. Brownie y expreso. Mientras se oscurecía, el tono de las voces crecía, y dos visiones del mundo dificilmente compatibles en muchisimos aspectos colisionaban violentamente. Los pormenores de esta conversación prefiero no recordarlos. Los ademánes de huída, la violencia de las palabras, mis ridículos ejemplos y mis baratas conclusiones suficiente daño han causado y creo que están y estarán presentes durante mucho tiempo.

(Y es que yo no sé discutir, no tengo idea de pensar racionalmente, no puedo ponerme a la altura de quien utiliza ideas y no estupidas impresiónes como yo. No puedo ponerme a la altura de quien reflexiona y actúa en consecuencia y no de quien deja ser y está conforme miserablemente con todo, como yo. Soy un maldito cancer aborrecible, así me siento ahora mismo. No, mi indolencia no es un statement de vida, mi irracionalidad no es una forma romántica de vivir, mi dejadez no es un desapego espiritual por lo material y mi incapacidad para el razonamiento lógico no es una virtud, es un maldito impedimento y un símbolo de mediocridad y pereza. Y mi incompetencia y mi miedo a la competitividad? Lo dijo Marta una vez: Mediocridad. Soy pretensioso, grosero, pedante, pero muy por encima de todo, ignorante. Y lo siento, lo siento desde el fondo con todas las víctimas de mi hipocresía, de mi falsa apertura a las ideas de los otros, de mi poco rigor. Educado en un colegio dónde lo crían a uno para creerse la punta de la verga de dios, cuesta trabajo recuperarse del golpe de ser un maldito charlatán, un inútil.).

Hoy tenía que hacer un trabajo para la clase de síntesis y no lo hice porque me quedé todo el día hablando con gente y perdiendo el tiempo en esa jodida cafeteria de mierda dónde muchas personas casi tan mediocres como yo desperdician su cerebro regularmente. Presenté un muy mediocre exámen de alemán, pero llegué a alardear por messenger de cosas estúpidas sin verme al espejo y darme cuenta que no soy nada más que un jodido parásito, más que un perezoso de mierda, más que un impedido.

Como es posible que pueda preferir todos mis malditos defectos, todos mis nauseabundos defectos, a la claridad, la madurez y al amor que alguna vez me fue ofrecido? Como puedo amar tanto y ser tan condencendiente con este saco de mierda que llevo por cuerpo y esta constante ebullición de BASURA, de charlatanería barata que llevo en la cabeza? Como es posible que no pueda desapegarme de mi propia imbecilidad? De mis miles de errores? (Si, los errores si existen, las actitudes de las personas si son condenables, la gente es fea, retardada o mañosa y no por ello merece piedad -y si he pensado que merecen piedad es porque me úbico de primero en la lista pero soy muy cobarde para castigarme a mi mismo como se debe, aunque amaría hacerlo-). Solo la gente competente que se sabe capaz de lograr algo puede transformarse. Hay tanto en mi que no es rescatable… porque es precisamente de esas cosas de las que no me puedo desapegar?.

Me siento solo, molesto, inútil. Despreciable. (“Falso, mentiroso, asqueroso”, me dijo mi sensato papá alguna vez). He hecho mucho daño, muchísimo, y me siento apenado.

Un momento relevante, feliz, fue tocar Orillas Diferentes con Juan Pablo hoy. Desde siempre, casi desde el primer momento en que nos reunimos a tocar juntos en la pascua del año 2004, si no estoy mal, he sentido una conexión musical con él ampliamente superior a cualquiera que haya sentido con cualquier otra persona alguna vez. Supongo que no se trata únicamente de habilidades o gustos musicales que se complementan (aunque si lo es en parte, haciendo la salvedad de que Juan Pablo tiene muchísimo más oído que yo y es mejor en su instrumento): Se trata también de una cierta “química” producto de una manera similar de trabajar, de desarrollar las cosas, de aportarnos mutuamente ideas que crecen velozmente, sin obstáculos, hacia productos musicales que en mayor o menor medida nos satisfacen a ambos. Juan Pablo es, además, infinitamente paciente conmigo, no se molesta cuando desafino o cuando olvido acordes, se ríe de mis idioteces, y parece sentir aprecio por mi música y mi ser musical, lo cual es mucho más de lo que merezco y me hace profundamente feliz.

La introducción de Orillas Diferentes que planeamos, ambientada por la secuencia que hicimos de entrañas y latidos de corazones (aludiendo de forma simplista pero bonita a la “visceralidad” de la canción) es una especie de “contrapunto” de dos motivos musicales interdependientes que se repiten generando un acorde un tanto ambiguo. Cuando lo tocamos se me eriza la piel, en parte porque me proyecta inmediatamente una imagen sonora a lo “early” Soda Stereo que tanto me enloquece por estos días, y en parte porque es la antesala a una canción que se, desde el inicio, va a fluir con toda naturalidad y nos va a permitir a ambos decir algo, crear un sonido con el que estamos de acuerdo y que nos gusta cada vez más. (Recuerdo aquí la cita de Cortázar en la cual dice que un buen cuento, como en el boxeo, debe ganar por Knock Out. Creo que es una forma adecuada de describir lo que siendo cuando concluye la canción que de la que hablo). Disfruto cantar con Juan Pablo, cuando nuestras voces se entremezclan, cuando alguno de los dos cierra los ojos y el otro asiente y se conecta al ver que hay algo siendo dicho, que hay algo que nos afecta, que hay algo común por lo cual vale la pena hacer música. Con Juan Pablo aún siento que hago música por el simple gusto de hacerla, como en el colegio. De paso, escuchamos cosas, nos reímos, hablamos de todo tipo de asuntos. Siento muchísima seguridad tocando con él, quizás porque somos realmente amigos. (*)

_____________________

(Bach fue un hub, un receptor de los vibrantes estilos nacionales regados por toda europa, me atrevería a decir que cumplió el mismo rol de Dufay o Lassus algunos siglos atrás. Fue sedentario y absolutamente cosmopolita a la vez. Fue intelectual pero profundamente diáfano en el sentido de su fidelidad a la estética protestante. (Paréntesis: Si una obra debe “valerse por si misma sin necesidad de ningún referente”, está mal que Bach haya considerado nombrar algunos de sus contrapunti del Arte de la fuga con el procedimiento de desarrollo temático empleado, a manera de guía o señal para el oyente? Es posible “entender” alguna de sus obras mas intelectuales sin alguna “ayuda” para la audición que haga patente los procesos de desarrollo empleados? Está la obra incompleta o fundamentalmente mal planteada a causa de esto? Yo opino que no, y aquella suposición de que las cosas deben“valerse por si mismas sin guías o referentes” me resulta restrictiva e inadecuada en la mayoría de los casos).)

* El set de hoy consistió, primero, de “La ciudad”, nombre tentativo que Juan Pablo da a una muy bonita canción que escribió él y arreglamos esta tarde entre ámbos con una secuencia que diseñamos a base de ruidos de rasgueos de la guitarra sin armonía, con efectos de delay, distorsión, e intervenciónes de otros objetos (es impresionante lo contundente y lo interesante que es diseñar buenos beats y buenas secuencias. Eso expresa una verdad sobre la música y el ritmo frente a la cual muchísima gente está despertando). Tocamos también del viento y el sol, una canción que le escribí a Juliana y en la que explotamos al final en una sección de Noise puro al estilo de lo poco que he oído de Sonic Youth. (*)

(Mi papá llegó eufórico, con algunos tragos y su camiseta del Polo democrático puesta. Dijo que en la marcha de hoy había casi 200.000 personas, que caminó de 9am a 2 de la tarde desde el planetario hasta la plaza de Bolívar, y que en todos sus años de activismo jamás había estado en una marcha tan populosa. Mi papá habla con idealismo, desde el corazón. Sueña aún con una sociedad justa y sensible ante la miseria de los otros. Me pidió que leyera un cuento de Tomás Carrasquilla que leeré mañana temprano y me abrazó muy fuerte. Estaba emocionado de ver como la gente responde y se manifiesta contra un gobierno elitista fundado en slogans imbéciles de amor a la patria, encabezado por un individuo beligerante, demagógo, irresponsable con sus palabras y repugnantemente mal rodeado. Al parecer se encontró con muchos de sus amigos de vieja data, quienes lo pusieron a beber. Estaba contento de haberlos visto (“debiste haberme acompañado para que veas como quieren a tu papá”, me decía). Al llegar a la casa le regaló unas flores recién arrancadas a mi mamá, quien se emocionó y lo besó. Toda una escena para aguar los ojos.)

Leí un fragmento de la inteligencia de las flores, que me prestó Lucía, y me conmovió mucho. He pensado bastante en el tipo de persona en la que me estoy convirtiendo, bastante mas prevenida frente a las actitudes de los demás, más a la defensiva, definitivamente más “rayada”. No me gusta ser así, pero cada vez que lo escondo o intento ocultarlo termina explotando o degradando la relación que tengo con algunos de mis amigos. Detesto que esto ocurra, detesto los conflictos, siento que me envilecen muchísimo, pero no soy inmune a ellos.

(Ayer estuve en clase de historia por la mañana. Hablaron de Bach toda la clase y finalmente comprendí bien de que se trata el Arte de la fuga. Escuchamos un par fugas para cuerdas con procedimientos de aumentación, disminución e inversión muy brutales. La profesora, que no es realmente atractiva, tenía una camiseta blanca que la hacía ver sexy (con el pelo suelto y vista desde ciertos ángulos debe ser realmente bonita). Tras esto fuimos a ensayar a la casa de Yoshi. Estuvimos Ruidomadre, Felipe -el hermano de Lucía- y Jules, metidos en el estudio conmigo frente al pc editando algunas secuencias de la banda, y luego por la noche nos tomamos unas cervezas en la sala, escuchamos música y al menos yo la pasé bastante bien, salvo por un par de impresiones tontas a las que no quiero hacerles caso.)

____________________________

* Luego tocamos Orillas Diferentes, que también le escribí a Juliana aunque es decididamente menos romántica que la otra, y finalmente La belleza y el dolor, de Juan Pablo, cuya frase inicial me estremece todo el tiempo (“Y hay algo de trágico en una gota de agua”). Al final del ensayo vimos un par de videos divertidos en Youtube (unos tipos con gorro de conejo y cara de retrasados mentales bailando), le mostré la canción de Juan Gabriel que llevo cantando todo el día (como siempre comprendió porque diablos me puede llegar a gustar algo así), escuchamos un par de cosas de Cafe Tacvba increíbles y también Daniel Cowman y Pavlov’s Daugther de Regina Spektor (frente a las cuales, al menos yo, volví a quedar sin palabras). También hubo algo de Muse y Cantata de puentes amarillos de Spinetta, que cerró la sesión (Se me olvidaba, escuchamos también a John Tavener, de quien tengo un cd en mi maleta en este momento lleno de música extrañísima y maravillosa -y un bolero muy bonito cuyo nombre no recuerdo-).

Hoy mi mamá sugirió la posibilidad de que mi papá y juanita se regresaran al apartamento del centro y mi hermano y yo nos fueramos a vivir juntos a otro sitio. Duré todo el día pensando escenarios posibles para esto. Me daría miedo dejar de vivir con mis papás.