Save Me, Driving, Pájaro.

abril 30, 2007

(De este video salto a Pájaro de Andrés Correa, y de Pájaro salto a la primera vez que escuché Utópico de Cancer completo, en mi cuarto, y lloré desde adentro como hacia mucho no lo hacía, maravillado ante la genuina tristeza, el sentimiento de derrota, ante la crudeza infinitamente dolorsa de esa musica. -Y recuerdo a Andrés Correa, a quien quiero y admiro tanto y con quien hace mucho no hablo-).

Driving de Everything But the Girl desprende de sus acordes, como una animación cuadro a cuadro en la que las figuras se transforman lentamente y sin sutileza (estoy pensando en el bellísimo video de Save me de Queen), ese fluido visual, mental y sensible del que está hecha la memoria y la nostalgia. Es ese mismo fluido que genera el Reverb -imágenes sonoras en repeticion, ecos imperceptibles- que retumban en la conciencia por partida doble pues parecen desvanecerse, perderse, hablarnos desde el final de un laberinto. El Reverb conmueve el alma porque sugiere que las voces nos hablan desde lejos, ya no en terminos de distancia sino en terminos de tiempo. La memoria tiene, también, una envolvente de Reverb que genera emociones similares. Espacio y tiempo: la música mezcla y difumina todas las coordenadas, y talvez eso y solo eso la hace tan profundamente conmovedora.

Escucho Driving. Hoy trabajé un rato, no mucho en realidad, sobre mi pieza de composición, basada en la lectura del fascinante Punto y linea sobre el plano de Kandinsky. Mi pieza, curiosamente, también se pregunta y aborda de una forma diferente las nociones de espacio y tiempo y el plano “físico” en el que se desarrollan los eventos sonoros (1. Digo “también” porque arriba había hablado al respecto y 2. Debo recordar escribir algo más detallado con respecto a la pieza en el futuro). Estuve sólo la mayor parte del día, casi quemo la cocina haciendo el almuerzo, y estuve frente a esta misma pantalla durante horas y horas y horas. Y es que me pesa profundamente la ausencia de J. siento un vacío enorme, inabarcable, profundo. Quisiera poder retener el momento más magico de mi vida a su lado, pero siento que me aproximo inexorablemente a degradar mis memorias, a distorsionar mis recuerdos, a contaminar de veneno talvez lo más hermoso que me pasó jamás. Y me odio demasiado por eso, me odio asquerosamente por eso, pero siento que es inevitable. El naufragio se lleva consigo la mayor parte de los recuerdos, y viejos maderos destruidos flotan en la orilla, sin que los podamos reconocer, reconstruir o apreciar. Aún no conozco la magnitud del desastre, talvez porque una parte de mi se fué con en él. Esta cita de Save Me se me revela con una presición escalofriante. Y es que todo se conecta.

The slate will soon be clean
Ill erase the memories
To start again with somebody new
Was it all wasted
All that love? …

Una respuesta to “Save Me, Driving, Pájaro.”

  1. aranta said

    a veces creo que recordar no es otra cosa que re-escribir con otras manos y otros ojos lo que por un momento se sintió como algo distinto de uno mismo. me ha pasado muchas veces que evito tratar de recordar cosas, para no tener que recordarlas, después, bajo la luz que hoy proyecta mi cabecita sobre ellas. y después pienso que es más terrible no recordar que recordar creativamente. después creo que la distracción, la ‘indiferencia’ frente a lo que pasó es más dañino que el escrutinio y la manipulación… no se… a veces creo que es mejor recordar por pedacitos, agrandando lo que quiero dejar, alejando lo que no. lo que no sé es cómo hacer para distinguir ambas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: